martes, 6 de diciembre de 2016

Adicción al “me gusta” de Facebook

Adicción al “me gusta” de Facebook y, en general, a las redes sociales.

Cuánto daño, incluso conductual, puede hacer la recopilación de los “me gusta” en las redes sociales.

Hace un par de días me llamó la atención un comentario de un conocido en Facebook en el que, con un tono molesto, increpaba a sus “amigos”, “conocidos” y “seguidores” en esa red social porque -textualmente- sus “amigos” leían sus “posts” pero que jamás le daban al “like” (el “me gusta”) a sus publicaciones argumentando que, quizás, el no era “lo suficientemente brillante, genuino, ingenioso, gracioso u original para ser merecedor de sus "likes” (sic.). Toda una incitación a que sus contactos hicieran una acción en busca de la aprobación por parte de la gente de sus publicaciones. Luego de esto, sus seguidores -supongo que para que no se sintiera mal- lo compensaron con cientos de “me gusta”. Posteriormente, el entraría con frecuencia a comprobar quién le daba a ese “me gusta”.

Otro “conocido” mío en Facebook hace unos meses también pedía -y no era la primera vez que ví que lo hacía- que la gente le diera “me gusta” a sus publicaciones, que vieran sus vídeos -incluso él llegaba a decir que porque al publicar los vídeos se ve el número de reproduciones- y que la gente los compartiera: una alimentación de ego personal pura y dura.

Según expertos en Sociología, el refuerzo o reforzamiento positivo a una conducta es, junto a la comida y al sexo, lo que más motiva a los individuos: esa necesidad de la aprobación social de lo que se hace, se piensa y se dice.

Ante esto, ¿qué piensan esas personas de la gente que no les da a “me gusta” en sus publicaciones? ¿Pensarán que los aman, que los odian? Y siguen publicando cosas en busca de esos “aplausos” de reconocimiento “digital”.

Pero esta conducta de la necesidad de recolectar “me gusta” se puede transformar en una patología que lleva a la enfermedad, y eso sin que contemos los problemas que puede acarrear publicar practicamente en las redes sociales todo lo que hacemos.

No es la primera vez que sabríamos de gente que ha sido despedida por sus empresas por decir que no iban a trabajar porque estaban enfermos y luego han subido fotos diciendo que estaban en tal o cual lado o gente que han roto sus matrimonios o relaciones personales “por culpa” de lo que hacen público de sus vidas en Internet.

En un vídeo titulado “A social life” (“Una vida social”) de la directora Kerith Lemon en el cual se invita reflexionar sobre este asunto, se ve a la protagonista acostada, que se levanta de la cama y, entre otras cosas, se calza unas zapatillas deportivas, publica en Internet que va a hacer “running” y luego se quita las zapatillas o bien se maquilla, se hace un “selfie” diciendo que se ha arreglado para salir de casa, pero luego no sale de ella porque, en el fondo, es mentira lo que publica. Estas y otras actividades aparecen en el vídeo.


A Social Life. Social Media Depression. Kerith Lemon.

Pero, el mensaje del vídeo es esa dependencia que se convierte en adicción enfermiza; en esa necesidad de la aprobación de los demás -por medio de esos “me gusta”- de una conducta y una forma de vida que, en muchos casos, es ficticia y, por lo tanto, inexistente.

Claro está, todo esto produce un círculo vicioso: se publica algo y cada X tiempo -a veces en periodos de tiempo muy cortos o teniendo activadas las notificaciones en el teléfono móvil- se va comprobando cómo interactúan los contactos de esas personas con sus publicaciones que, en la mayoría de los casos, produce peligrosamente ansiedad.

En esto, encontramos varios problemas que, algunos en su adicción, no se dan cuenta:

1.- Están perdiendo su intimidad (que luego, muchos claman por su privacidad).
2.- Hay una sobreexponsición, muchas veces falsa de como en realidad se sienten, como en el caso de la protagonista del vídeo.
3.- Muchos publican fotografías de momentos aparentemente felices, en busca de ese reforzamiento positivo, cuando en realidad carecen de una vida física o mental saludable.
4.- Hay una doble vida: la real, con sus problemas cotidianos, y la “maravillosa vida” que se quiere hacer ver que se tiene “on line”.

Todo esto hace que ese tipo de usuarios no se den cuenta de su adicción psicológica y los trastornos de conducta que les produce Internet.

No sólo es el problema a la adicción. Detrás de todo esto está el asunto del llamado “Big data”.

En el caso de Facebook, desde hace tiempo aparece a nuestra vista momentos pasados y esta red social nos invita a volver a compartir esos momentos. Todo viene por dos motivos: uno, que hay una tendencia generalizada a cada vez publicar menos y la segunda es que no hay que olvidar que esos contenidos son parte del negocio de Facebook. ¿Te suena eso de “reconocimiento facial” entre otras cosas?

Otro asunto es la adicción al teléfono móvil. Desde usarlo como despertador -y el problema que genera de nada más despertar, el ver los mensajes de, por ejemplo, Whatsapp o consultar el correo electrónico- hasta para navegar por Internet. Las estadísiticas reflejan que el 85 por ciento de las consultas y la navegación por Internet se hace a través de los teléfonos móviles.

Así que, cuidado con la búsqueda compulsiva de los “me gusta” y esa aprobación en las redes sociales de todo lo que hacemos… supuestamente.

sábado, 3 de diciembre de 2016

Fuego y víctimas en Oakland

Estaba viendo el telediario de Antena 3 Televisión y me ha impresionado la noticia de la muerte de muchas personas durante la celebración de una fiesta de artistas, intérpretes de Música electrónica, en Oakland (California).

El corresponsal en Estados Unidos de esta cadena de televisión, dice que el número de víctimas podría llegar a las 40 personas.

La causa, según las noticias, es porque el local no disponía de aspersores para incendios.

Y todo esto hace que vuelva a pensar que, generalmente, no atienden las normas en cuanto a prevención de riesgos, en este caso y si estaban haciendo un concierto o algo similar, riesgos laborales.

Lamento esta tragedia y muchas otras que se dan. Muchas de ellas, por no contemplar las medidas mínimas para que no sucedan.

Más vale prevenir.

viernes, 2 de diciembre de 2016

Músicos callejeros

¿Qué pasaría si en vez de en la calle hubieran estado tocando en un escenario? Seguramente, Habría mucho público viéndolos tocar.

Quizás, cuando vemos y escuchamos tocar a un músico en la calle, haya algún elemento patológico o psicológico que hace que pararse a escucharlos -y ya no digo el dejarles alguna propina, que eso ya es para nota alta- esté mal visto, incluso socialmente.

¿Qué pensarán de mí si me paro a escuchar y ver a tantos artistas que tocan en la calle? ¿Me contagiarán de alguna enfermedad?

Por lo que leo en Facebook, esto sucedió en las calles de Santiago de Chile. 77.000 veces compartido en Facebook, casi 3 millones de reproducciones del vídeo. Pero la gente, en la calle, en la realidad, sigue pasando. Literalmente.






He estado buscando información en Internet sobre estas dos personas. Ella se llama América Paz. También la encuentro en una entrevista en un periódico como “América Domínguez”. Aquí su twitter: https://twitter.com/amepazoficial. Aprovecho para compartir sus vídeos (espero que no le moleste) y, com ella misma dice en Twitter, esperemos que le lleguen las imágenes a Pedro Aznar (cantante, compositor, instrumentista argentino que es muy conocido. Estuvo tocando durante unos años con el músico estadounidense Pat Metheny).

Sonidos de la calle

Aquí, una entrevista a América Paz en plena calle en donde explica su propia decisión del porqué tocar en la calle, "independientemente del tema monetario", como ella comenta.



El se llama Eduardo Sitjà. También de Santiago de Chile. Aquí también otro vídeo en el que él dice que tocar en la calle es muy gratificante. También comenta que tiene una iniciativa para tocar con otros compañeros en la calle que se llama “bajistas al parque”. También da clases en una academia de Música.


En definitiva, siempre me es grato aprender de otras personas. Desde aquí, les doy las gracias a estos dos artistazos porque veo que su humildad los hace grandes.

Otro día hablaremos de la situación de los músicos y, especialmente, callejeros en España, tema demasiado complejo para incluirlo en esta entrada del blog.

Si te quieres quedar en mi blog, te invito a conocer a otra bajista y compositora que, cuando la conocí, me sorprendió y me enamoró su trabajo: Esperanza Spalding.

http://portalero.blogspot.com.es/2008/12/esperanza-spalding-una-joya.html

Más en el blog: Músicos bajistas.