martes, 6 de abril de 2010

Laicismo galopante

La verdad es que el asunto ya se pone preocupante. Al menos para los que nos declaramos católicos.

Me quedo perplejo al leer esta noticia en ElConfidencial.com. El Observatorio de la Laicidad (¡Otro observatorio! Ya tenemos más que la NASA) ha denunciado "la presencia de autoridades, del Ejército y de la Policía, así como el uso del himno nacional en las procesiones religiosas que han tenido lugar en diferentes lugares de España con motivo de la Semana Santa, puesto que, a su juicio, supone "una vulneración del principio de neutralidad del Estado", al poner en evidencia una "confusión entre el Estado y una creencia particular, en detrimento de otras convicciones".

Lo que sigo viendo es una persecución al Catolicismo tirándolo por tierra al no poder hacer subir a esas otras "convicciones".  Pero les pediría tranquilidad a estos observadores señores pues en dos generaciones Europa será musulmana y lo de la Alianza de las Civilizaciones será un cuento bonito que quiso ser y no fue. Porque los musulmanes en los países que gobiernan les hacen tururú al resto de religiones y no hay separación Religión-Estado.

La futura Ley de Libertad Religiosa tendrá las claves de lo que pueda ser este país. Por cierto, el debate de esta ley coincidirá con la próxima visita a España en noviembre de Su Santidad Benedicto XVI con motivo del Año Santo Compostelano y al día siguiente consagrar el templo de la Sagrada Familia en Barcelona. Otro palo a la candela.

Me pregunto que si el siguiente paso será el no permitir música en las procesiones alegando contaminación acústica, la prohibición de las procesiones o que volvamos otra vez a los tiempos oscuros de la II República Española (recomiendo el libro (es un e-bookLa derecha en la II República: Sevilla, 1931-1936, escrito por Leandro Álvarez Rey) o bien acabemos todos, excepto los que manden, usando camisas de cuello Mao y alpargatas.

Salud, camaradas. Salam Maleicum (Ensayando, por lo que pueda venir)

3 comentarios:

Gomito dijo...

Ya me extrañaba a mí que no dijeran nada acerca de tocar el Himno en las cofradías, o lo de las representaciones en la procesiones. Esto "observadores" todavía no se han enterado que España no es un país laico, sino aconfesional ("Constitutio dixit"). Que es muy distinto.

Por cierto, he echado en falta algún comentario en el blog sobre el pregón de Bsrbeito. Ya me contarás

Un abrazo, Bruno

Obivalderobi dijo...

Eso, eso... libertad religiosa pa to er mundo... siempre y cuando no seas caolico, oprque entonces es que está "molestando" a los demás con tus creencias...

Ya me gustaría ver con burka a mas de un hijo socialista... A ver de qué y a quién se iban a quejar.

Pero lopeor de todo es que el ataque contínuo y persistente a la Iglesia Católica (que ya sabemos que solo tiene curas pederastas, nadie habla de Cáritas, de los misioneros, de los curas en los suburbios o, ya puestos, del defensor del pueblo andaluz, tambien cura) está "disfrazado" de libertad hacia los españoles...

Por lo visto, los católicos ni somos ciudadadnos ni españoles...

Portalero dijo...

No sé si leísteis esta entrada del blog: http://portalero.blogspot.com/2008/09/bautismo-civil-en-espaa.html

Cuando intentaron dar bombo y platillo a la idiotez del bautismo civil.

Con respecto al tema que nos ocupa, resalto esto que dicen estos de este observatorio: "las personas a título personal pueden y tienen derecho a manifestar sus convicciones sean religiosas o no, pero los funcionarios, las instituciones y las autoridades no".

Dice que las autoridades no pueden manifestar sus convicciones sean religiosas o no.

Según el DRAE, convicción es "idea religiosa, ética o política a la que se está fuertemente adherido". Por esa regla de tres, tendrán que prohibir los mítines políticos, las manifestaciones, las huelgas de los sindicalistas, etc.

Y curioso que en los días que han sacado este tema y el sumario del "Gürtel" aparecen en segundo plano los datos del desempleo, que sube, sube y sube.

Gomito: del pregón de Barbeito me quedo con que a él le ha servido para encontrarse con Dios.

Migue: ¿Has dicho "españoles"? Eres (somos) unos fachas. ¡Que ya no se puede decir que uno es español!