viernes, 24 de septiembre de 2010

Breverías ontológicas

Breves reflexiones desde el interior del Ser.

No hay respuesta sin pregunta, pero sí preguntas sin respuestas.

Esto que a simple vista parece un juego de palabras se nos vuelve incómodo y complicado de resolver cuando nos toca a nosotros.

Vivimos tiempos en el que el Yo le ha dejado su sitio a el Ego. Parece lo mismo, pero no lo es. El primero es identidad personal, el segundo es egoísmo. Y cuando éste último nos invade, nos corroe sin que queramos ser conscientes de ello.

Quizás no deberíamos mirar tanto nuestro ombligo y levantar la cabeza pues otras personas pueden ofrecernos una solución. Mas la respuesta, La Verdadera Respuesta, está en nosotros y somos los que debemos hallarla para luego responder.

1 comentario:

Obivalderobi dijo...

Es verdad.

Esa potenciación del ego nos lleva al hedonismo y al narcisismo. El YO se alimenta de la experiencia ajena, crece cuando comparte. El EGO crece en la medida en la que solo veo lo que QUIERO, DESEO O ANHELO, por encima de los que SOY y PUEDO SER.

Y el EGO nos habla de nuestros derechos, obviando las obligaciones, mientras que el YO convierte las obligaciones en beneficio propio del ser, y que dan como fruto el derecho propio.