lunes, 8 de enero de 2007

Ecología y repoblación

.
Ya se sabe el porqué de que Rodríguez pasase tanto tiempo en Doñana.
Si era importante el asunto del atentado cometido por los terroristas de ETA en Barajas, para él lo era también el de la desaparación de la especie de lince ibérico en el Parque Nacional. Ecologismo en estado puro.
Evidentemente no podía atender los dos asuntos a la vez.

Parece ser que cuando desaparezcan los linces de España ésta va a ser repoblada...con bambis.

2 comentarios:

El duende burlón dijo...

Me parece legítima tu crítica al Presidente. Por tardón (no me refiero al barrio) y por no estar en su sitio (no me refiero solamente a La Moncloa, pero también).
Sin embargo creo que te pasas tres pueblos con tu manía contra el ecologismo. Seguro que si no tú, tu gente, has sufrido ataques sin razón en alguna ocasión de los ecologistas. Eso no descalifica a todo el movimiento. La idea de que es necesario salvar Doñana debe unir lo mismo a los ecologistas, que a los biólogos, que a los rocieros o los almonteños. Ahi habría que echar una mano buscando soluciones que no acaben con nuestras tradiciones, pero tampoco con nuestra riqueza natural.
Un abrazo.

Portalero dijo...

Hola:

Antes que nada, comentarte que he visto tu blog y está muy bien. Espero poder leerlo atentamente.

Con mi referencia al ecologismo me da la impresión que no has captado el sentido irónico con el que está escrito. Estoy seguro que Rodríguez se fue de vacaciones a Doñana y punto. No fue a nada más, que se sepa.

Si lees otras secciones de este blog verás que algo trato el tema de Doñana pero de forma objetiva. Comparto tu opinión en cuanto a la búsqueda de soluciones para conseguir un equilibrio entre todas las partes pues a todos nos interesa la conservación de la naturaleza y, a su vez, que no se pretenda acabar con nuestras tradiciones. En este último punto, cuando los ecologistas en el mes de junio del año pasado opinaron que había que poner un "número clausus"(sic) al número de peregrinos que van al Rocío me resultó algo fuera de lugar, pues es el camino tradicional y más corto de muchas hermandades el cruzar el Coto para llegar hasta la aldea del Rocío. Pero el que yo no comparta la opinión no supuso ningún comentario por mi parte en contra. Por otra parte pienso que se debe seguir con las medidas de protección que están tomando las autoridades para la protección de la Naturaleza la cual, queramos o no, es la única que tenemos y, por lo tanto, debemos protegerla.

En resumen: que tu y yo convenimos que en el punto medio está la virtud.

Saludos y gracias por tu comentario.

Un abrazo para tí también.