lunes, 14 de diciembre de 2009

Los políticos y la Tecnología

Recuerdo una vez en la que José Antonio Labordeta, exdiputado en el Congreso por la Chunta Aragonesista, excantautor y exmochilero de programas de televisión, salió en un reportaje de La Primera de TVE.

El motivo era que a todas sus señorías les habían regalado un maxi teléfono móvil Nokia. Me quedé sorprendido que Labordeta comentara que cuando el mandaba un correo electrónico al instante llamaba a quien le había enviado el correo para preguntarle si le había llegado, con el consecuente gasto que esto supone. Pero claro, el no pagaba la factura del teléfono, se lo pagaba el Estado.

Esto viene porque una vez más, los diputados españoles me sorprenden y más en estos momentos en que debería existir una austeridad absoluta en el gasto público.

Ahora que viene el parón invernal en el Congreso de los Diputados como todos los años (los diputados tienen más vacaciones que los estudiantes) el diputado del Partido Nacionalista Vasco, Emilio Olavarría, ha registrado una petición para que él mismo y otros cuatro portavoces de los grupos parlamentarios mayoritarios viajen cinco días a Lima para intercambiar experiencias sobre la siniestralidad en carretera. El viaje cuesta 48.000 euros. 9.600 euros por cabeza. Cerca de 2 millones de las antiguas pesetas por cinco días y por persona.

Cinco días en Perú. Qué bien. Olavarría se haría acompañar en dicho viaje por Juan Carlos Corcuera, del PSOE; Federico Souvirón, del PP; Jordi Jané, de CiU, y Francesc Canet, de ERC, según leo en esta noticia de Libertad Digital.

Olavarría justifica su solicitud con la invitación ("tú me invitas y yo pago") de la Comisión de Transportes y Comunicaciones del Congreso de la República del Perú, por "participar en una reunión bilateral con los parlamentarios de dicha comisión para un intercambio de experiencias sobre diseño, orientación y seguimiento de políticas estatales en materia de seguridad vial".

Que digo yo, que para intercambiar este tipo de experiencias no hace falta gastarse 48.000 euros. Cómo se nota que sus señorías no se pagan ellos mismos estos viajecitos.

Mi pregunta: ¿no pueden enviarse correos electrónicos o hacer video conferencias aprovechando las posibilidades de comunicación que da Internet?

Supongo que será que no porque los diputados no deben de tener ni idea del uso de las tecnologías. Y tiene que ser algo así o similar. Porque, si no, lo que me lleva a pensar que lo que tienen es un morro que se lo pisan y, por supuesto, una falta de respeto total a los ciudadanos por el gasto que suponen estos tipos de viajes.

Señores diputados, en epoca de vacaciones, a usar los libros de "Vacaciones Santillana", a ver si aprenden a apretarse el cinturón que con este tipo de iniciativas lo único que hacen es insultar a los trabajadores (y parados) que hay en este país.

¡Menos samba e máis trabajar!

1 comentario:

Obivalderobi dijo...

Esto es más de lo mismo. Y aunque suene a tendencia filosófica de tercera, cada día tengo más claro que en España hay dos clases de personas: La clase política acaudalada y acomodada y el contribuyente anónimo.

¿Y quien trabaja para quien?