miércoles, 14 de septiembre de 2011

Joan Ridao y la desobediencia civil


En el debate que hubo ayer en el Congreso de los Diputados durante la moción de ERC sobre "la identidad y la lengua catalana" ha quedado comprobado una vez más que lo que llamábamos "estado de derecho" no existe en España.

Aplaudo a Rosa Díez al decir que "“si de mí depende reformaremos el Código Penal para que haya una inhabilitación automática de aquellas autoridades que no cumplan las sentencias de los tribunales y que no cumplan la Ley porque ¡ya está bien de impunidad! Ya está bien de que los ciudadanos tengan que cumplir las leyes y los responsables políticos se puedan permitir el lujo, no solamente de no cumplirlas, sino de anunciar que no las van a cumplir y de animar a que no se cumplan”.

Y es que Joan Ridao ha dicho hoy lo siguiente quedándose tan contento: “No nos dejan más remedio que ir a la desobediencia civil y a no acatar esta sentencia por injusta”.

Señor Ridao. Acérquese, que le voy a decir algo: si usted cree que una sentencia es injusta, vaya a un juzgado y reclame hasta donde le dejen reclamar y, si va a ir a la desobediencia civil, entregue su acta de diputado porque usted no sirve para ese trabajo de tan alta responsabilidad. ¿Tiene usted suficientes bigotes como para entregarla? Hágalo y tendrá credibilidad de que usted es coherente con sus ideas.

¡Ah! y, por supuesto, renuncie a todas las compensaciones económicas que vengan del Gobierno de España y de su amada Catalunya ya que ni respeta las leyes españolas ni las catalanas. ¿Usted dice "jo soc catalá"? ¿de verdad? Un buen catalán respeta y asume las sentencias de su Tribunal Superior de Justicia, como estamos obligados todos los ciudadanos. Entérese: usted no es más que nadie.

Yo no se lo diré, pero a los que tienen actitudes como la suya, el diccionario los denomina "gamberros".

Por último: no vaya a la desobediencia civil: le recomiendo que se vaya al Ampurdán a tomar su aire fresco y se relaje, por no decirle a su diputada señoría lo que real y republicanamente me apetece, cosa que los ciudadanos de a pie no podemos hacer y usted, a la vista está, sí hace.

De acuerdo con Rosa Díez: ya está bien de impunidad para los políticos, en este caso para los políticos irresponsables.

Un acta de diputado no es una licencia para matar. Creo, señor Ridao, que tiene usted sobredosis de películas de James Bond y Robin Hood.

Fuente de esta noticia que comento: Libertad Digital.

No hay comentarios: